La Batalla de Santiago de Cuba, 1898

El 15 de febrero de 1898 una explosión causa el hundimiento del acorazado estadounidense Maine, de visita de cortesía en el puerto de la Habana (Cuba era entonces una colonia española). Este hecho desencadena una campaña de prensa belicista que provoca la guerra con España. Así, la decadencia de España como potencia colonial iba a dar paso a un nuevo estado con ambición de poder mundial. 
La espina dorsal de la marina americana eran 4 acorazados de nueva construcción: El Indiana, el Massachusets, el Oregón y el Iowa, dotados de una artillería y un blindaje superiores a los barcos españoles, aunque más lentos. Estos acorazados se completaban con dos cruceros blindados: el Brooklyn y el New York. 
Los barcos españoles eran modernos, ligeros y veloces para trasladarse a las posesiones de ultramar con rapidez. 
La flota española había llegado de la península hasta la bahía de Santiago de Cuba, pero enseguida fue bloqueada por la escuadra norteamericana. El 3 de julio a las 9:30 h, el Almirante Cervera, a bordo del Infanta Mª Teresa, abandona la bahía de Santiago; detrás, en fila, el Vizcaya, el Cristóbal Colón y el Oquendo, Luego los dos pequeños destructores Furor (comandado por Villamil) y Plutón. 
A las 9:35h, el Teresa arremete contra el Brooklyn haciendo fuego; el plan español es abrirse camino hacia el Oeste y eludir a los barcos americanos. El Brooklyn huye ante el Teresa, pero el fuego del Indiana y el Oregón lo destrozan. Conforme salen el resto de los cruceros, de uno en uno (la estrechez de la bahía no admite otra opción), son alcanzados por el fuego concentrado de los acorazados americanos. Solo el Colón consigue huir (no tenía montada la artillería principal) pero agotado el carbón de calidad pierde velocidad y es alcanzado por los barcos enemigos. Son las 13:54, el comandante del Colón decide embarrancarlo contra la costa (a 48 millas de Santiago) y abrir las válvulas. 
Han pasado 4 horas y la escuadra española del Atlántico ha sido aniquilada. Las bajas españolas han sido de 332 muertos y 197 heridos; las norteamericanas, 1 muerto y algún herido.